Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

domingo, 14 de octubre de 2012

Comparaciones odiosas entre autonomías, LUIS DEL PINO


Comparaciones odiosas entre autonomías

Las diferencias entre el presupuesto y las deudas de unas y otras comunidades autónomas dan mucho de sí.

ESTADO SA

LUIS DEL PINO 

Los datos básicos

Los desequilibrios de nuestras cuentas públicas nacionales y regionales, además de alimentar los cada vez más insistentes rumores sobre un rescate de España, han puesto sobre la mesa el debate de la financiación regional, de los desequilibrios entre comunidades autónomas y de la propia viabilidad del sistema autonómico, así que quizá merezca la pena echar un vistazo a esas cuentas regionales y ver en qué situación nos encontramos.
En estos momentos, las Comunidades Autónomas manejan en España unos presupuestos anuales totales de 174.519 millones de euros, más de tres veces el agujero detectado en el sistema financiero española. La Tabla 1 muestra los datos básicos de cada comunidad: población, presupuesto y Producto Interior Bruto (PIB). Todos los datos están referidos a 2011.
TABLA 1: Datos básicos de las distintas comunidades autónomas.
 POBLACIONPRESUPUESTO (M€)PIB (M€)
Andalucía8.424.10231.682145.451
Aragón1.346.2935.29434.098
Asturias1.081.4874.36023.175
Baleares1.113.1143.39626.859
Canarias2.126.7697.01541.732
Cantabria593.1212.39813.289
Castilla-La Mancha2.115.3348.61237.978
Castilla-León2.558.46310.04557.490
Cataluña7.539.61832.886200.323
Extremadura1.109.3675.19117.491
Galicia2.795.4229.70857.677
Madrid6.489.68018.768189.431
Murcia1.470.0694.91828.169
Navarra642.0514.18818.726
País Vasco2.184.60610.56766.575
Rioja322.9551.2638.171
Valencia5.117.19014.228102.941
TOTAL47.029.641174.5191.069.576

¿Quién maneja más presupuesto?

Si calculamos el presupuesto por habitante y el PIB per cápita de cada comunidad, nos encontramos con algunos resultados sorprendentes:
TABLA 2: Presupuesto per cápita y PIB per cápita
 PRESUPUESTO POR HABITANTEPIB PER CAPITA
Navarra6.52329.165
País Vasco4.83730.474
Extremadura4.67815.766
Cataluña4.36126.569
Castilla-La Mancha4.07117.953
Cantabria4.04322.405
Asturias4.03121.428
Aragón3.93125.327
Castilla-León3.92622.470
Rioja3.91125.300
Andalucía3.76017.266
Galicia3.47220.632
Murcia3.34519.161
Canarias3.29819.622
Baleares3.05024.129
Madrid2.89229.189
Valencia2.78020.116
  • Lo primero que llama la atención es la escandalosa diferencia entre las comunidades que disponen de más dinero por habitante y las que menos. En concreto, Navarra dispone de un presupuesto por habitante que es más del doble que el de Madrid o Valencia, mientras que el presupuesto por habitante del País Vasco es un 70% superior al de las dos comunidades menos dotadas presupuestariamente. Evidentemente, eso es consecuencia de la existencia del mecanismo de cupo en País Vasco y Navarra, que en la práctica se traduce en que todas las demás regiones españolas transfieren ingentes cantidades de dinero a esas dos comunidades.
  • El segundo dato llamativo es el referido a Cataluña. Lejos de manejar un presupuesto más restringido que otras regiones, Cataluña es la cuarta región española que más gasta por habitante. Tan solo la superan las dos comunidades que cuentan con el sistema de cupo (País Vasco y Navarra) y Extremadura. En contra del tópico, Andalucía no es de las comunidades mejor dotadas presupuestariamente: se encuentra en mitad de la tabla y maneja, por ejemplo, un presupuesto por habitante que es un 15% inferior al de Cataluña.
  • Llama la atención el caso de Madrid, que siendo la segunda región más rica (por detrás del País Vasco, cuya riqueza se infla artificialmente gracias al cupo) es, sin embargo, la penúltima en cuanto a presupuesto por habitante.
  • Finalmente, llama también la atención la escasa correlación entre la riqueza que cada región aporta al conjunto de la nación (su PIB per cápita) y el presupuesto por habitante que esa región maneja. A la luz de los datos, el sistema actual de financiación no parece estar asentado en ningún criterio lógico.

¿A qué dedican el presupuesto las comunidades?

Ante el debate sobre la posible eliminación o reducción del estado autonómico, desde distintas instancias se insiste de forma machacona en una idea: que la mayor parte del gasto autonómico es gasto social y que, por tanto, no solo no es posible reducir el gasto autonómico, sino que hacerlo equivaldría a recortar el estado del bienestar. ¿Hasta qué punto es cierta esa consigna?
En la tabla siguiente se muestra el presupuesto que cada comunidad dedica a Educación y a Sanidad (las otras dos grandes categorías de gasto social - pensiones y desempleo - corren a cargo del Estado).
TABLA 3 Gasto en Educación y Sanidad de cada comunidad autónoma
 PRESUP EDUCACION (M€)PRESUP SANIDAD (M€)
Andalucía70399332
Aragón10051835
Asturias7831541
Baleares8021176
Canarias15912527
Cantabria513729
Castilla-La Mancha19632692
Castilla-León20413431
Cataluña57499167
Extremadura9771539
Galicia22523498
Madrid44817069
Murcia13811969
Navarra643963
País Vasco26993406
Rioja234429
Valencia42365500
Con esos datos, resulta que el total invertido por las comunidades autónomas en Educación y Sanidad es de 95.192 millones de euros, lo que equivale al 55% del presupuesto total manejado por las comunidades. En otras palabras: un 45% del gasto de las comunidades autónomas no tiene nada que ver ni con Sanidad, ni con Educación. Y en realidad estamos siendo generosos en los cálculos, porque parte del presupuesto teóricamente dedicado a Educación y Sanidad enmascara, en la práctica, gastos que nada tienen que ver con mejorar la calidad de la enseñanza o de la asistencia sanitaria.
El porcentaje del presupuesto dedicado a Sanidad y Educación varía enormemente de una comunidad a otra, lo que nos da idea de en cuáles comunidades el gasto "social" es más prioritario.
TABLA 4: Porcentaje del gasto sanitario y de educación sobre el total del presupuesto
Valencia68%
Murcia68%
Madrid62%
Galicia59%
Canarias59%
Baleares58%
País Vasco58%
Castilla-León54%
Castilla-La Mancha54%
Aragón54%
Asturias53%
Rioja52%
Cantabria52%
Andalucía52%
Extremadura48%
Cataluña45%
Navarra38%
Pero lo más interesante es comparar la cantidad por habitante invertida por cada comunidad en cada uno de estos dos conceptos.
TABLA 5: Gasto en Educación por habitante
 GASTO EDUCATIVO POR HABITANTE (€)
País Vasco1235
Navarra1001
Murcia939
Castilla-La Mancha927
Extremadura880
Cantabria864
Andalucía835
Valencia827
Galicia805
Castilla-León797
Cataluña762
Canarias748
Aragón746
Asturias724
Rioja724
Baleares720
Madrid690
TABLA 6: Gasto en Sanidad por habitante
 GASTO SANITARIO POR HABITANTE (€)
País Vasco1559
Navarra1499
Asturias1424
Extremadura1387
Aragón1363
Castilla-León1341
Murcia1339
Rioja1328
Castilla-La Mancha1272
Galicia1251
Cantabria1229
Cataluña1215
Canarias1188
Andalucía1107
Madrid1089
Valencia1074
Baleares1056
Podemos hacer varias observaciones sobre los datos de estas tablas:
  • La disparidad entre comunidades es enorme. Obviamente existen factores objetivos (dispersión de la población, pirámide de edad, ...) que influyen en el dinero que una comunidad tiene que gastar en Sanidad o Educación, pero la disparidad es demasiado alta como para poder ser atribuible en exclusiva a esos factores. Por ejemplo: las cinco comunidades con menor porcentaje de población de treinta años (Asturias, Cantabria, Castilla-León, Galicia y País Vasco) aparecen muy dispersas en la tabla de gasto educativo por habitante.
  • De nuevo, son las comunidades que cuentan con cupo (País Vasco y Navarra) las que más se permiten gastar en Sanidad y Educación, gracias a la aportación de dinero procedente de otras regiones españolas.
  • Madrid es la comunidad con menor gasto educativo por habitante y una de las que menos gasta en Sanidad por habitante. Sin embargo, la calidad de los servicios sanitarios y educativos de Madrid es significativamente superior a la de muchas otras comunidades. Eso indica una de dos cosas: o bien las ineficiencias de gestión en algunas comunidades son altísimas, o bien algunas comunidades incluyen en sus cifras de gasto sanitario y educativo cosas que nada tienen que ver con mejorar la calidad de la enseñanza o de la atención sanitaria.

¿Cuánto nos cuestan los empleados de la administración?

La tabla siguiente muestra cuánto gasta cada autonomía en personal (funcionarios, contratados laborales, altos cargos, ...). Como vemos, el gasto total de personal de las 17 autonomías en un solo año supera el agujero completo de nuestro sistema bancario.
TABLA 7: Gastos de personal de cada autonomía
 PERSONAL (M€)
Andalucía9766
Aragón2032
Asturias1569
Baleares1076
Canarias2738
Cantabria830
Castilla-La Mancha2896
Castilla-León3532
Cataluña7313
Extremadura1782
Galicia3616
Madrid6297
Murcia1141
Navarra1145
País Vasco1957
Rioja423
Valencia5371
TOTAL53482
El agujero negro del fomento del empleo
Si hay una categoría que llama la atención en los presupuestos de las comunidades es la de fomento del empleo. La cobertura de desempleo corre a cargo del Estado, pero las comunidades gastan ingentes cantidades de dinero en las llamadas políticas activas de empleo, teóricamente destinadas a conseguir que existan más puestos de trabajo. Observemos la tabla siguiente:
TABLA 8: Gasto en políticas activas de empleo, por comunidades
 
FOMENTO EMPLEO (M€)
GASTO POR HABITANTE (€)
PORCENTAJE PARO
Extremadura23721333,4
País Vasco41919114,6
Canarias32415233,1
Navarra9114116,4
Castilla-La Mancha29714028,7
Andalucía1.13913533,9
Asturias14513421,0
Galicia32611621,1
Castilla-León29411419,8
Cantabria6711217,4
Aragón14310618,6
Cataluña79710522,0
Valencia4949627,1
Rioja298922,7
Baleares938321,3
Madrid5298118,9
Murcia1208126,2
TOTAL5.544  
La cantidad total invertida en esas políticas activas de empleo que no sirven para absolutamente nada es monstruosa: 5.544 millones de euros anuales.
Pero más llamativo que el gasto total es el gasto por habitante de cada comunidad. Porque si examinamos la tabla vemos que, con la tradicional y explicable excepción de País Vasco y Navarra, las cuatro comunidades que más gastan por habitante en fomentar el empleo son Extremadura, Canarias, Castilla-La Mancha y Andalucía, es decir... justo las cuatro comunidades que mayor porcentaje de paro tienen.
En otras palabras: las políticas activas de empleo no solo no sirven para nada, sino que parece existir una correlación inversa: a mayor gasto en fomento del empleo, mayor porcentaje de paro. Lo que sugiere que, posiblemente, esas políticas solo sirven para el mantenimiento de redes clientelares que, lejos de fomentar el empleo, lo que hacen es impedir el desarrollo empresarial.

¿A dónde nos lleva esto?

El descontrol en las cuentas autonómicas está teniendo el efecto de generar una pelota de deuda que crece sin control, porque los ingresos no dan para satisfacer la voracidad del estado autonómico. El montante de la deuda autonómica total (a fecha de hoy) alcanza los 145.000 millones de euros. Esa deuda generó unos gastos financieros a las autonomías de 4.550 millones de euros en 2011. La tabla siguiente muestra la deuda total, la deuda por habitante, los gastos financieros anuales y los gastos financieros por habitante.
TABLA 9: Deuda total y gastos financieros anuales, por autonomías
 DEUDA (M€)DEUDA POR HABITANTE (€)GASTOS FINANCIEROS (M€)GASTO FINANCIERO POR HABITANTE (€)
Cataluña42.0005.5701478196
Navarra2.7254.2446195
Valencia20.8324.070512100
Baleares4.4794.023120107
País Vasco6.7983.11116374
Castilla-La Mancha6.2872.9727435
Rioja9602.9722887
Aragón3.7312.77112592
Galicia7.3812.64019670
Madrid16.5722.55335254
Cantabria1.3012.19374125
Castilla-León5.5572.17223491
Murcia3.0552.0789363
Asturias2.2422.0739789
Extremadura2.0451.8436256
Andalucía15.3731.82473487
Canarias3.7791.77614768
TOTAL145.117 4.550 

Conclusiones

A la luz de estos datos, cabe extraer varias conclusiones:
  1. El complejísimo sistema de financiación autonómica, combinado con la falta de control de las cuentas de las autonomías, genera una situación que carece de cualquier racionalidad. El gasto por habitante de las distintas comunidades presenta unas disparidades enormes, que además no guardan ninguna relación con la renta de las comunidades, así que cabe deducir que no están funcionando los mecanismos de redistribución de riqueza que en teoría deberían imperar.
  2. Los cupos vasco y navarro constituyen un auténtico expolio para el resto de regiones españolas. Quienes pagan impuestos no son las regiones, sino las personas; en consecuencia, es natural que en un sistema fiscalmente progresivo como el español, se produzca una transferencia neta de renta de las regiones más ricas a las más pobres. Pero en el caso de Navarra y el País Vasco, la transferencia se produce en sentido inverso: son las regiones más pobres las que financian a dos de las regiones más ricas.
  3. La disparidad presupuestaria y de financiación hace que la inversión en Sanidad y Educación presente llamativas diferencias entre unas comunidades y otras. El estado autonómico, en su forma presente, se ha convertido en una fuente de desigualdad entre los españoles, que reciben servicios que están más o menos dotados presupuestariamente según la región en la que vivan.
  4. Al menos el 45% del gasto autonómico no está relacionado con la Sanidad, ni con la Educación, lo que indica que existe margen suficiente para reducir los presupuestos autonómicos sin tocar esos dos pilares del estado del bienestar.
  5. El análisis del gasto por habitante en Sanidad y Educación sugiere que también en esas áreas sería posible conseguir enormes ahorros sin afectar a la calidad de los servicios sanitarios y educativos que se prestan. En muchas autonomías, el gasto en estos dos capítulos es a todas luces desproporcionado si lo comparamos, por ejemplo, con el de la Comunidad de Madrid. Si todas las comunidades consiguieran prestar un servicio de la misma calidad que el de esta comunidad al mismo coste que en la Comunidad de Madrid, el ahorro total en la factura de la Sanidad y la Educación sería de 12.000 millones de euros.
  6. Sólo en personal, las autonomías gastan 53.000 millones de euros anuales. Por hacernos una idea, con ese dinero daría para cubrir 10 veces los costes salariales y de seguridad social de los aproximadamente 100.000 médicos que existen en la Sanidad pública. La plantilla de empleados públicos está claramente sobredimensionada, especialmente en algunas comunidades.
  7. Un área en la que el posible ahorro resulta evidente son las políticas activas de empleo, en las que se dilapidan 5.500 millones de euros anuales. Esas políticas no solo no crean empleo, sino que parecen ser completamente contraproducentes: a mayor gasto en fomento del empleo, mayor es la tasa de paro.
  8.  La deuda autonómica está creciendo sin ningún tipo de control, lastrando las propias cuentas de las comunidades autónomas y comprometiendo los objetivos a los que España se ha comprometido. De nada sirve que el Estado reduzca sus gastos si eso no va acompañado de un recorte radical en el tamaño del estado autonómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.