Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

miércoles, 12 de septiembre de 2012

HOLLANDE Y EL PENSAMIENTO INFANTIL , Juan J. Molina




Todo impuesto específico, así como todo el sistema de impuestos de una nación, se invalida a sí mismo por encima de una cierta tasa de impuestos.
– Ludwig von Mises         

A partir de un millón de € el estado francés gravará con un impuesto el 75% de las ganancias. Si extrapolamos esa cantidad a un mileurista resultaría que de cada 1000€ el estado se quedaría con 750€, quedando para vivir 250€. Por supuesto esto es solo un ejemplo ilustrativo, hasta el más simple de los defensores de este tipo de impuestos tendría argumentos para defenderlo. Alguien que gana un millón de € si le quitan el 75% se queda con la nada despreciable cifra de 250.000€ más que suficiente para vivir desahogadamente.
Vamos a analizar la cuestión desde varios ángulos. El primero sería el de lo justo o injusto de una norma de este calibre.
Al cobrar los impuestos por tramos se rompe el principio de progresividad equitativa, el que más gana no solo paga más por progresividad, sino que además, es penalizado por superar ciertos límites de riqueza. Esto equivale a equiparar capacidad de generar ingresos legales con usurería, si usted genera tal cantidad de ingresos será penalizado con pagos extras. Se supone que lo que una persona genera de renta al año lo hace mediante procedimientos legales, por lo tanto, por qué es penalizada si es capaz de generar más que otros. Los defensores del macro estado redistributivo dirán que no es una penalización si no una contribución al bien general. Una contribución que discrimina en el cobro por un “bien general” no deja de ser una discriminación y por lo tanto es una injusticia, al menos en un sistema capitalista de libre mercado.
En cuanto a la justificación económica de la medida también encontramos graves deficiencias. Se podría aplicar un impuesto de tal calibre, aun siendo injusto, a personas que obtuvieran esos réditos como asalariados de otros, de tal manera, que para obtenerlos no tuvieran que arriesgar su propio patrimonio y solo expusieran su trabajo y capacidades. En el momento que dejen de cobrar dejan de pagar y no quedan lastrados con deudas de ningún tipo. Pero, exceptuando a unos pocos, poquísimos, que tienen sueldos de tal envergadura, la mayoría de las personas que obtienen esas ganancias lo hacen a través de negocios y empresas. Ese capital nace de la exposición del patrimonio de esos ciudadanos que tienen que responder con él para pagar todos los gastos: sueldos, materias, proveedores, transportes, licencias, mantenimiento de locales, etc. Si el estado asume el 75% de las ganancias, cuando un año las cosas van mal ¿quién asume entonces las pérdidas? Se supone que el ciudadano generador de esa riqueza debe vivir del 25% que le queda y asumir también de ese porcentaje las posibles crisis que puedan surgir a lo largo del tiempo. Con este tipo de pensamiento económico, rayando en lo infantil, solo cabe preguntarse una cosa: ¿quién está dispuesto a exponer su patrimonio para cederle el 75% de las ganancias al estado, ganar solo el 25% y asumir el 100% de las deudas?
Un loco, un romántico irresponsable o en última instancia, el propio estado cuyas pérdidas las asumimos todos y las pagamos con los impuestos. Al final los socialdemócratas, socialista y comunistas, disfrazando la cuestión de soflamas como los ricos deben pagar más, la riqueza hay que redistribuirla, esto es una dictadura del mercado, etc. Consiguen llevar las cosas a donde a ellos les gusta, con este tipo de confiscación fiscal la iniciativa privada se retrae y el Estado empieza a asumir competencias, servicios e incluso industrias para paliar la falta de dichos servicios y productos, es decir, terminan controlando la economía en su totalidad y con ella, también controlan la libertad y la vida de los ciudadanos, vamos, el mundo perfecto que a ellos tanto les gusta, todos a una como Fuente ovejuna.
No sé cómo andarán en Francia de ricos pero en España y en el IRPF del 2010 solo 5.186 personas declararon ganar más de 600.000€ al año; aunque les dejáramos en pelotas la recaudación no llegaría más allá de los 3000 millones de €, en un presupuesto de más de 300.000 millones de € ¿es esta la solución a todos nuestros problemas de financiación?
Nadie dice que los ricos no deban pagar más, deben hacerlo pero de una manera justa y siguiendo una progresividad equitativa, de lo contrario solo se consigue que intenten engañar al estado ya que este les castiga injustamente. Al mismo tiempo, todos los artificios económicos como las SICAV y paraísos fiscales mediante los cuales evadir el pago de impuestos deben de desaparecer, si no es justo que los ricos paguen con penalizaciones, tampoco es justo que los asalariados sean los paganinis inmisericordes ya que no poseen ninguna posibilidad de escapatoria. Por último, ya voy sospechando dónde aprendieron sus nociones sobre economía Hollande, zapatero, Rubalcaba, sus amigos los sindicalistas y demás colectivistas, fueron a la misma guardería.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.