Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

lunes, 16 de enero de 2012

El efecto cucaracha, por Carlos Alberto Montaner




Carlos Alberto Montaner es periodista cubano residenciado en Madrid.
Una patada en un nido de cucarachas consigue que las sobreviventes busquen otros escondrijos. El símil se lo escuché al politólogo alemán Volker Lehr a propósito del narcotráfico. La presión sobre los carteles ha generado una forma de crimen tan rentable como la venta de cocaína, pero más difícil de combatir: la extorsión. Basta un cuchillo, un bate de béisbol y una gran dosis de maldad.
Todos los días miles de latinoamericanos pagan porque no los maten a ellos o a sus hijos. Conocí el caso, ocurrido en una cárcel venezolana, de un joven condenado a pocos años por un delito de fraude. Allí los matones exigieron que sus parientes les pagaran tres impuestos: el de vivir, el de comer y el de no ser violado. Sus padres vendieron la casa para salvarlo.
El martirio continuó. A su bella novia tras una visita, un oficial le notificó que debía encontrarse con cierta persona. Era un proxeneta: ella debía prostituirse. Si lo denunciaba, revelaba nombres o huía, lo mataban a él.
La extorsión abarca a todas las clases sociales. Hay favelas o caseríos donde cobran peaje para transitar. Muchos microempresarios, desde taxistas hasta barberos, necesitan pagar para trabajar. En México hay zonas donde los maestros abonan mensualmente dinero a bandas mafiosas que los amenazan. Los pobres y las clases medias, carentes de seguridad privada, están mucho más expuestos que los ricos.
En una oportunidad, en Guatemala, salía en un taxi de la Universidad Francisco Marroquín, cuando el chofer recibió una llamada. Era un sujeto quien, desde la cárcel, amenazaba con hacerle matar a un hijo si la familia no le entregaba el equivalente de doscientos dólares a un emisario. El pobre hombre se echó a llorar desesperado.
La extorsión, como todos los crímenes violentos, se combate con sociedades abiertas en las que existen oportunidades de prosperar honradamente, educación cívica desde la niñez, colaboración ciudadana, leyes severas, policías eficientes, tribunales ágiles y sistemas punitivos modernos que no generen más delitos. Casi ninguno de esos elementos está presente en media América Latina.
Por el contrario, abunda lo opuesto: ausencia de valores que fomenten la convivencia civilizada, desconfianza hacia Estados podridos por la corrupción, sistemas judiciales inoperantes y cárceles convertidas en cuarteles generales de delincuentes.
Esa es la atmósfera donde se incuban las dictaduras más crueles. Lo escribió Thomas Hobbes en el siglo XVII: “Cualquier gobierno es mejor que la ausencia de gobierno. Eldespotismo, por malo que sea, es preferible al mal mayor de la anarquía, de la violencia generalizada y del miedo permanente a la muerte violenta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.