Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

miércoles, 4 de marzo de 2009

ELECCIONES AL SENADO

Parece ser que a nadie le preocupa mucho las normas que rigen las elecciones al Senado, y no es de extrañar, el sistema español es bicameral y asimétrico, lo que significa que se compone de dos cámaras pero los poderes de cada una de ellas son desiguales, el Congreso por lo general es infranqueable para la otra (el Senado), éste ha quedado como una cámara residual cuyo único valuarte es el de retrasar la entrada en vigor de las leyes, pero nunca impedirlo. Entre las democracias de RP tan solo Italia y Suiza tienen dos cámaras simétricas, Bélgica las tuvo hasta 1995, y Suecia y Dinamarca abolieron sus segundas cámaras. No se por qué los del Norte de Europa me parecen cada vez más listos.
Otra característica importante de las segundas cámaras es que pueden ser elegidas siguiendo distintos métodos o diseñadas para sobrerrepresentar a ciertas minorías. De ser este el caso a estas cámaras se las considera incongruentes. El senado español es incongruente debido a tres motivos: las provincias de la península (pero no las islas, ni las ciudades autónomas norte africanas) están igualmente representadas. La mayoría de los senadores son elegidos mediante el sistema semiproporcional de voto limitado (en contraste con el método de representación proporcional utilizado en las elecciones de la primera cámara), y casi una quinta parte es elegida por los legislativos autonómicos regionales. Esta forma de elección les resta legitimidad democrática y, por consiguiente la influencia política real que otorgan unas elecciones populares.
Personalmente creo que la utilidad que tiene nuestro Senado tal y como está concebido en la actualidad es nula, de seguir así lo más inteligente es la postura danesa y sueca, abolirlo. Otra cosa es que se lleve a cabo una reforma profunda de esta cámara, igualándola en poderes al Congreso, variando su forma de elección para darle más legitimidad democrática y convirtiéndola en una cámara de representación territorial y ciudadana que sirva de freno a los posibles abusos que puedan surgir de la primera cámara.
Hasta entonces para mí no tiene mucho sentido perder el tiempo en pensar como elegir a unos senadores que son inocuos en el devenir político de nuestra nación. No olvidemos que el parlamentarismo democrático actual nace en Inglaterra, donde el “senado” es la llamada cámara de los Lores, una institución de carácter aristocrático que servía como freno conservador de la cámara baja, la mayoría de sus cargos eran hereditarios, aún hoy día lo son muchos y está formada ¡pásmense! Por entre 900 y 1600 miembros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.