Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

jueves, 5 de marzo de 2009

El gobierno de los mejores

El despilfarro del talento que existe en la sociedad es indiscutible. Para las organizaciones políticas solo existen los expertos que le son afines. Un ejemplo claro: en España, el gobierno socialista es contrario a los trasvases de agua entre cuencas, todos los expertos consultados por ellos daban informes favorables a sus tesis pro-desalinización, Sin embargo, la oposición consultaba a otros expertos, cuyas tesis eran favorables al trasvase de caudales sobrantes entre cuencas y a la interconexión de las mismas. La actual manipulación política llega con sus finos tentáculos a todos los ámbitos, después los medios periodísticos afines terminan la faena expandiendo la toxina con informaciones interesadas.

Al final el resultado son soluciones políticas, nacidas del oportunismo y las necesidades de apoyo parlamentario del grupo político gobernante, nunca soluciones nacidas de la reflexión técnica, de la experiencia o del conocimiento científico cuando sea necesario. Generalmente los problemas se resuelven con parches y chapuzas que el día de mañana generan nuevos conflictos, a menudo mas graves que los anteriores. Las respuestas a los conflictos y a los problemas sociales, ya sean locales o globales suelen ser sencillas y no tienen color político, no son de derechas o de izquierdas, provienen del sentido común y de la experiencia acumulada durante siglos que es la cuna de la cultura y del progreso humano, cuando los marineros de ciertas costas ven a las gaviotas volar pegadas a la orilla, es que va a haber temporal y lo prudente es no salir a la mar. Es un conocimiento pasado de generación en generación, algunos perdieron la vida hasta que no asociaron ese juego entre las aves y el mar. La de cal es que como he dicho las soluciones suelen ser claras y sencillas, y la de arena es que la aplicación de esas soluciones puede ser más compleja.

¿Cómo podemos conseguir un gobierno de los mejores?

Es indudable que no se puede obligar a nadie a participar en el gobierno de un país, pero si que podemos crear las condiciones necesarias para que negarse a hacerlo sea difícil tanto moral como económicamente. Mi propuesta es que el equipo de trabajo de cada ministerio este compuesto por un equipo de expertos nacionales o internacionales de reconocido prestigio y trayectoria; este grupo sería seleccionado por una comisión formada con afiliados, colaboradores y asesores del partido que tengan que ver de algún modo con el ámbito del ministerio en cuestión. Esta comisión propondrá un número determinado de nombres y unos suplentes, al frente de este grupo de expertos habrá un ministro portavoz que será la voz del partido con voz y voto de calidad en las deliberaciones del equipo, no se trata de escucharlos y decidir después en el ámbito del partido lo que más nos convenga, se trata de que sean los expertos, con su experiencia y conocimientos, los que marquen las líneas principales de las políticas mas adecuadas para cada necesidad o problema. Estos equipos no tienen que ser permanentes, sus miembros pueden ser relevados o sustituidos por razones de mejora, eficiencia u otras, esta sería una decisión propia del ministro portavoz asesorado por la comisión de selección.

Estos expertos serán invitados a formar parte de los equipos de trabajo como independientes y en calidad de máximas autoridades sobre la materia, su trabajo debe estar salvaguardado de cualquier tipo de presión política o de otro tipo. Continuarán desempeñando sus labores profesionales y serán informados y convocados periódicamente o de forma extraordinaria si fuera necesario, para deliberar, elaborar itinerarios y tomar decisiones sobre cualquier tema que el ministerio proponga. Por supuesto, este trabajo será remunerado convenientemente, habrá que estudiar la fórmula que podría ser parecida a los de los consejos de administración de las empresas, que se cobra por asistencia.

Estos grupos de especialistas deben ser dados a conocer a la sociedad, que los ciudadanos sepan quienes son los cerebros que diseñaran la política en cada ámbito, son nuestras estrellas en una liga de sentido común e inteligencia, otra manera de gobernar que nos hará vivir mejor a todos.

J.J. Molina Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.