Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

miércoles, 5 de diciembre de 2012

LA SOCIADEMOCRACIA HA MUERTO, VIVA EL SOCIALISMO, RUBALCABA DIXIT.Por Juan J. Molina




Ha dicho Rubalcaba que el socialismo es anticapitalista, o por lo menos el que representa él y su partido. Yo a este tipo no lo pillo, para una vez que un “socialista” se autocalificaba como lo que realmente son, socialdemócratas, pues así se ha venido proclamando el mismo Rubalcaba durante la última campaña electoral, ahora va y se descuelga con lo del anticapitalismo. Había que preguntarse en este caso qué fue antes, si el huevo o la gallina, por supuesto que el socialismo es anticapitalista y se le olvidó decir que antidemocrático, por eso existe un socialismo no democrático y otro democrático más conocido como socialdemocracia. Después de leer bastante sobre el tema, con el fin de saber cual era la diferencia real entre la socialdemocracia y el socialismo y por fin saberlo, más o menos, van los muy aguafiestas y abdican de la socialdemocracia, que por cierto, es un desmadre ideológico.
Según he podido averiguar, el invento socialdemócrata viene cuando se dan cuenta de que a diferencia de lo que Marx predijo, que el capitalismo produciría una sociedad de desposeídos que vivirían en la más absoluta pobreza y una élite de ricos que vivirían en la opulencia, lo que ocurrió es que la riqueza se socializó y  si, había unos pocos ricos viviendo en la opulencia y muchos pobres viviendo en la miseria, pero la inmensa mayoría de la población alcanzó unos niveles de riqueza aceptables para llevar una vida digna, cuando no, buena. La democracia fue el sistema propio de organización capitalista a diferencia de las dictaduras propias del socialismo, los obreros vivían infinitamente mejor con el capitalismo y además con libertad, a diferencia del proletariado que cayó en manos de sistemas colectivistas que los sumió en una espiral de pobreza y falta de libertades.
Con esos mimbres, difícilmente se podía conseguir que la gente se tirara a la calle a hacer la gloriosa revolución socialista, de ahí que pensaran y decidieran aparcar su revolución violenta y por supuesto antidemocrática. La democracia se había transformado en conquista y herramienta popular y por lo tanto supera la necesidad de una insurrección o guerra civil a fin de instaurar una dictadura del proletariado. Consecuentemente,  vislumbraron la posibilidad de transformación del capitalismo al socialismo mediante un proceso de reformas políticas y económicas; la consecución de estas reformas debían figurar en adelante como objetivo prioritario del movimiento obrero, por lo que la confrontación electoral y la presencia parlamentaria de los partidos socialdemócratas se transforma en método central de avance al socialismo.
La cuestión es que al final, se tomaron la cosa tan a pecho que se perdieron. No son pocos los socialdemócratas que no ven ahora incompatibilidad entre socialismo y capitalismo, sobre todo cuando se han probado ambos sistemas. Es lo que se ha llamado economía mixta, con una gran intervención estatal en los procesos económicos pero sin prohibir la iniciativa privada. En realidad, este el sistema que sufrimos tanto desde los partidos de izquierda como desde los que se consideran de derechas o conservadores.
A estas alturas, no creí que hubiera ningún descerebrado con aspiraciones de gobernar un país occidental, que se atreviera a proclamarse anticapitalista, pero hete ahí que lo hay, Rubalcaba. Muy desesperado tiene que estar, o muy vacío de ideas,  para tirarse al monte como acaba de hacer el líder de los “socialistas” españoles y pretender vendernos una revolución socialista a estas alturas. Me imagino como deben de estar frotándose las manos los Chávez de Venezuela, los Castro de cuba o los líderes divinos de Corea del norte con tan inesperado alumno de aprendiz de brujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.