Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

domingo, 26 de octubre de 2014

Pablo Iglesias quiere “asaltar el cielo”, no merecerlo

 Hay dos formas de entender el concepto dieciochesco de “felicidad”: a la americana -“the pursuit of hapiness”- como sagrado derecho individual a buscarla; o a la francesa, el modelo jacobino que los comunistas siguen copiando hasta nuestros días: la felicidad es lo el partido decida. Y chitón. Monedero sería un faux monnayeur.

Iglesias quiere conquistar el cielo para ser Dios

La fórmula “asaltar los cielos” (título de la película sobre el asesinato de Trotski; también de las memorias de la secretaria de La Pasionaria, Irene Lewy, casada con el periodista César Falcón, el autor de “Pueblo sin Dios” (“Asalto a los cielos”, Ed. Temas de Hoy. 1996); usadísima por Mao como alternativa a la brumosa teología confuciana- saca su extraordinaria fuerza de la religión, hunde sus raíces, como el mesianismo marxista, en el debate eterno del hombre sobre el más allá, en la idea de abolir Dios como lo que está más allá del hombre. La tentación luciferina de “ser como Dioses” que plantea el comunismo es si el Hombre se proclama Dios, no de sí mismo (que sería un nietzscheanismo adolescente, llevadero) sino de los demás hombres, porque conoce la Historia, sus leyes y el camino a seguir.
Cuando Pablo Iglesias dice que el cielo no se toma por consenso sino por asalto lo que nos anuncia es que el comunismo en España renuncia a la democracia y aspira, mediante la violencia, a instalarse en el cielo, a ser Dios. Iglesias y Monedero quieren ser nuestros dioses, como Stalin en la URSS, Mao en China, Fidel en Cuba o en Venezuela Chávez, el inmortal, según Podemos.
En la tradición española, católica, el cielo se merece, se gana con nuestras buenas obras. E Iglesias -¡qué apellido, qué destino!- nos lo quiere expropiar. Como todos los líderes comunistas, él aspira a ser Dios para mandar sin límites, sin más leyes que su voluntad, sin el menor respeto a la libertad de los demás humanos, que a los pies de los dioses de la Cheka somos nada, apenas un charquito de sangre. Y para impedir que Iglesias tome el Cielo sin merecerlo, por asalto, habrá que luchar mucho en esta Tierra.
Fuente: http://laverdadofende.wordpress.com/2014/10/20/pablo-iglesias-quiere-asaltar-el-cielo-no-merecerlo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.