Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

miércoles, 26 de enero de 2011

La Internacional Liberal

La Internacional


La Internacional Liberal es la federación mundial de partidos liberales. Desde su fundación en el año 1947, se ha convertido en la red preeminente de los partidos liberales y para el fortalecimiento de la democracia liberal en todo el mundo. Hay un número de principios comunes que unen a todos los partidos liberales de África, las Américas, Asia y Europa; los derechos humanos, las elecciones libres y justas y la democracia multipartita, la justicia social, la tolerancia, la economía de mercado, el libre comercio, la sostenibilidad medioambiental y un fuerte sentido de la solidaridad internacional. Naturalmente, en la aplicación de dichos principios, debido a las diversas circunstancias nacionales, existe diversidad entre los partidos liberales.
El liberalismo
Los liberales están comprometidos con la construcción y la salvaguarda de las sociedades libres, justas y abiertas en las que buscan equilibrar los valores fundamentales de libertad, igualdad y comunidad, y en las que nadie sea esclavizado por la pobreza, la ignorancia o la conformidad. Los liberales defendemos la libertad, la dignidad y el bienestar de las personas. Reconocemos y respetamos el derecho a la libertad de consciencia y el derecho de todas las personas a desarrollar sus talentos plenamente. Aspiramos a dispersar el poder, a fomentar la diversidad y a nutrir la creatividad. La libertad de ser creativo e innovador sólo puede ser sostenida por una economía de mercado, pero ésta debe ser una economía de mercado que ofrezca a la gente opciones reales. Esto significa que nosotros no queremos ni un mercado en el que la libertad esté limitada por monopolios ni una economía desligada de los intereses de los pobres y de la comunidad como un todo. En el fondo, los liberales son optimistas, y confían en la gente a la vez que reconocen la necesidad de estar siempre sobre aviso frente a los que detentan el poder.
Los derechos humanos
Los derechos humanos son el componente esencial del liberalismo. Creemos que dichos derechos son una condición previa para el progreso y la estabilidad y sólo pueden ser garantizados por la verdadera democracia. Los liberales reconocen la necesidad esencial de promover los derechos políticos y civiles y, por consiguiente, se oponen a cualquier forma de dictadura. La educación, la satisfacción de los derechos de las mujeres y el respeto del medio ambiente son esenciales. Nosotros hacemos campaña a favor de los derechos de los grupos minoritarios, que es en todo nuestro interés, puesto que, de una u otra manera, todos somos minorías.
Libre mercado y desarrolloLos liberales creen que la libertad de movimientos y la libertad a la hora de comerciar pueden aliviar la pobreza que sufre gran parte del mundo y, a tales efectos, se comprometen a seguir abriendo los mercados occidentales a productos procedentes de los países en vías de desarrollo. Pero una economía social de mercado tiene que ir acompañada de instituciones democráticas. La financiación del desarrollo sólo podrá ayudar a reducir la pobreza si las instituciones gubernamentales que la reciben adoptan prácticas de buen gobierno que incluyan la plena transparencia y responsabilidad basadas en las reglas de la ley. Sin libertad, sin franqueza, sin elecciones políticas y sin instituciones autónomas que fortalezcan las disposiciones legales, no hay ninguna esperanza de que se pueda controlar la corrupción o crear desarrollo. Esta es la razón por la que los liberales enfatizan que la ayuda al desarrollo internacional también debería centrarse en desarrollar los cimientos políticos.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.