Juan J. Molina

Juan J. Molina
Juan J. Molina

martes, 29 de mayo de 2012

PARA CUÁNDO UNA DEUDA PÚBLICA EUROPEA, por Juan José Molina




La situación de España con una prima de riesgo en los 500 puntos es a todas luces insostenible, un par de semanas sin bajar de esta cota y será imposible refinanciar la deuda de nuestro país. La banca española es insolvente debido a su exposición al ladrillo y eso significa que no podrá refinanciar la deuda de las comunidades autónomas asfixiadas por sus excesos y su insolvencia. Con este panorama es un milagro que algún inversor se arriesgue a prestarnos un euro y más después de la experiencia griega que ni pagaba ni es seguro que pueda o quiera pagar incluso después del rescate.
Aceptémoslo de una vez, no se fían de nosotros y no vamos a ser capaces de salir solos de este desaguisado. Solo veo una solución posible, que la deuda pública de los países del euro se emita como deuda europea y sea respaldada por Bruselas al mismo precio para todos. Indudablemente eso subiría la prima de riesgo para Alemania y algunos otros países cuyas economías no están tan lastradas como la española, la italiana o la griega, pero ese aumento nunca llegaría más allá de los 200 0 250 puntos en el peor de los casos, una Europa unida debería ser suficiente garantía de solvencia para los mercados. Por supuesto a esta medida se le uniría la creación de una oficina de control presupuestario para todos los estados, o como sostienen algunos, la creación de un verdadero ministerio de economía europeo que planifique y supervise los presupuestos de los países del euro.
Esta medida supondría estabilidad para refinanciar la deuda de los países más tocados por la crisis y si bien en un primer momento sería un sacrificio para las economías más pujantes, con el tiempo y las medidas correctoras de austeridad que se están llevando a cabo, la deuda europea sería un refugio solvente para los inversores y la prima de riesgo volvería a cotas aceptables para una financiación sostenible.
Se trata de salvar el proyecto europeo y la moneda única o sencillamente, tirar la toalla. No puede haber una Europa unida si no hay unidad fiscal y presupuestaria, ahora solo somos una jaula de grillos que se hunde en el agua buscando cada uno sacar la cabeza por los barrotes para coger una bocanada de aire y aguantar un poco más. Es en estos momentos cuando los líderes europeos tienen que hacer gala de su visión de estado y anteponer a sus intereses nacionales los intereses de la mayor pandemocracia del mundo, es el momento de los sacrificios para unos y la generosidad de todos si es que realmente creemos en este proyecto llamado Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS COMENTARIOS OFENSIVOS O CON INSULTOS NO SON BIENVENIDOS Y PUEDEN SER BORRADOS. GRACIAS POR VUESTRA MODERACIÓN.